Verano europeo en Roma

Roma es mucho más que su historia. Eso no lo discute nadie. Aunque gracias a ser, junto a Atenas, la cuna de la civilización moderna, la capital de Italia se convierte en un lugar mágico por todo lo que representa. Además, es una ciudad que puede ser recorrida a pie sin necesidad de recurrir a ningún tipo de transporte público. Y menos mal, porque subir al autobús de Roma, es toda una aventura! Por tanto, puede decirse que, igual que viajar a Europa es una apuesta segura para el amante de los buenos destinos turísticos, viajar a Roma es una apuesta más que segura. Infalible.

El verano en Roma es una época ideal para perderse entre sus callejuelas y monumentos que se encuentran a miles por cualquier rincón. Además, en verano es el momento para degustar uno de los manjares más deliciosos de Roma: los helados. En el centro histórico muy cerca del Pantheon se encuentra la heladería más conocida: Giolitti (via Uffici del Vicario, 40). También tienes allí mismo la heladería Della Palma (Via della Maddalena 20) con una impresionante variedad de sabores, todos para chuparse los dedos.

Otro de los atractivos de Roma en periodos veraniegos es la abundancia de fuentes públicas monumentales por toda la ciudad y la posibilidad de hacer un recorrido para conocerlas. La ciudad eterna ha estado desde sus inicios muy bien abastecida de agua para sus Termas y fuentes y fue a partir del s. XVI cuando los Pontífices crearon maravillosas fuentes monumentales, uniendo la belleza a la necesidad del uso del agua en la ciudad.

En la Plaza de la República, antigua Piazza Esedra, está la Fontana delle Naiadi, una de las fuentes más bonitas de la Roma moderna obra del escultor Mario rutelli realizada en 1901. A pocos metros podremos encontrar la Fontana del Mosè, en Piazza S. Bernardo. Bajando por Via Barberini llegaremos a la Fontana del Tritone, obra maestra de Bernini. A través de la via Stamperia se llega a la Fontana di Trevi. La fuente es la parte final del acueducto Vergine, hecho construir por Agripa en el 19 a. C. para traer a Roma las aguas del manantial de Salone, a 19 Km de Roma. El nombre Trevi viene de la palabra Trivium, encuentro de tres vías que forman esta pequeña plaza. Fue construida por Nicola Salvi entre 1732 y 1762. Otra de las fuentes más conocidas es la que podemos ver en el centro de la Piazza di Spagna, la Fontana della Barcaccia.

Después de conocer un poco más de las fuentes más famosas y recomendables de visitar en la ciudad de Roma, es necesario destacar que en verano el fresco de la noche invita a visitar multitud de locales con un ambiente muy agradable. Teatros, conciertos y una gran cantidad de locales. La zona del Trastevere tiene un ambiente muy especial con locales para todos los gustos donde degustar platos típicos italianos fueras del ambiente más turístico. S. Lorenzo, Testaccio, Campo dei Fiori son los lugares de la movida, si bien, en todas las calles del centro histórico hay gente dispuesta a disfrutar de la Roma nocturna.

En definitiva, Roma en verano es un destino muy recomendable por su clima, por su ambiente, por estar totalmente dirigida a atender a su visitante, por sus gentes, por su cultura, su ampia oferta de ocio y entretenimiento al aire libre. Viajar a Europa siempre es una grata experiencia. Y Roma es uno de sus destinos más consolidados por muchas razones que les iremos contando en este blog. Su blog.

Esta entrada fue publicada en Destinos favoritos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Verano europeo en Roma

  1. jennifer dijo:

    Y lo bueno es que todos los sitios de interes tienen parada de metro.. Y como el agua es potable puedes tomar de cualquier grigo que estan distribuidos por toda la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *