Un verano más fresquito en Noruega

En Europviajes estamos empeñados en ofreceros una gama variada y amplia de posibilidades para personalizar vuestro viaje a Europa. Para ello, les queremos ofrecer información de destinos sin nada que ver unos con otros pero que en definitiva les aseguran una experiencia turística de primer nivel. Por esta razón, después de darles algunos apuntes sobre el verano en Roma, en este post nos queríamos centrar en un destino situado al norte de Europa: Noruega. Un destino único, como Roma, pero desde enfoques totalmente distintos. Para empezar, mucho más fresquito.

El país noruego es un destino susceptible de ser disfrutado con un nivel de desconexión máximo, casi llegando a hacernos sentir en otro planeta, gracias a  paisajes únicos, idílicos,  de naturaleza en grado extremo, como sus montes, fiordos, playas y glaciares que impresionan al más pintado. Noruega invita a una experiencia sensorial al alcance de muy pocos lugares y el país explota toda su riqueza paisajística mediante infraestructuras que acercan la naturaleza a sus visitantes casi hasta el punto de formar parte de la misma.

Como ejemplos dignos de ser visitados, tenemos en la parte más alta de Trollstigen, el centro para el viajero y un restaurante con vistas a la Carretera de la Escalera de los Trolls, ruta que transita por el oeste de Noruega. Otro de los miradores con vistas espectaculares que podemos encontrar en los Fiordos Noruegos, es el de Stegastein en Aurland desde donde podemos divisar el Fiordo Aurlandfjord, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Siguiendo con lugares especiales de Noruega, nos tenemos que detener en la ruta de Ryfylke, situada en la región de los Fiordos Noruegos y donde además de los exuberantes paisajes naturales, podremos visitar  pequeñas localidades con una gran riqueza cultural entre las que destaca un pueblecito entre cascadas y montañas desde donde se puede acceder a la llamada cabaña del Púlpito o refugio Preikestolhytta para dejarse llevar y disfrutar de unas vistas que, insistimos, nos harán creer que estamos en otro mundo.

Para poder ver espectaculares glaciares y llegar al puerto de montaña más impresionante del norte de Europa, deberemos coger la carretera Turística de Sognefjell desde donde llegaremos al valle a través del Parque Nacional Jotunheimen. Siguiendo por la carretera, finalmente nos enfrentaremos con Galdhøpiggen, la montaña más alta de Noruega y el glaciar continental más grande de Noruega, Jostedalsbreen.

Desde que organizamos viajes a Europa, pocos destinos nos han impactado tanto visualmente. De ahí que hemos querido trasladarles unas breves sugerencias que iremos profundizando en próximos posts, porque, al fin y al cabo, nuestra intención era transmitirles que Noruega es un destino nacido para los amantes de la naturaleza en su concepto más amplio y espectacular de la palabra, ya que por muchos días que pasemos en este precioso país, nunca nos acostumbraremos a la espectacularidad de sus vistas y paisajes ¿Se apuestan algo?

Esta entrada fue publicada en Consejos viajes, Destinos favoritos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *